La gestión de las explotaciones de leche en la nueva situación sin cuotas

La gestión de las explotaciones de leche en la nueva situación sin cuotas

Desde el año 2007 las explotaciones de leche se enfrentan a una nueva situación con precios de la leche más variables y una subida importante de los concentrados, de los fertilizantes y de la energía, que contrasta con la situación anterior: un precio de la leche relativamente estable y favorable con respecto a los concentrados.

Las causas de esta nueva situación fueron los cambios en la Política Agraria Común y una fuerte subida en los precios del petróleo, a los que se sumó el aumento en el consumo de alimentos por parte de los países en desarrollo. La leche pasó de tener un mercado regulado por medio de las cuotas que controlaban la producción y unas medidas indirectas de apoyo a los precios a quedar desregulado y, por tanto, a merced del mercado internacional, que siempre fue muy inestable. Además, la subida en el precio del petróleo no afectó solo al precio de la energía sino también al de fertilizantes y concentrados, al utilizarse parte de sus materias primas para la fabricación de biocombustibles.

Desde el final de las cuotas, en abril del año pasado, estamos asistiendo a una crisis de bajos precios, al no cumplirse las dos previsiones que se utilizaron como la base de la justificación para su eliminación: que el aumento en la producción iba a ser moderado y que, además, sería exportado en su mayor parte al mercado internacional. En la realidad el aumento de la producción fue más elevado, sobre todo en los países del norte de Europa, y menos de una tercera parte fue exportada, lo que resultó en un deterioro de los precios en el mercado europeo.

El descenso en el precio del petróleo en los dos últimos años provocó una relativa caída en los precios de la energía, de los fertilizantes y de los concentrados, aunque a un ritmo más moderado que en el del petróleo. Los últimos estudios sobre las perspectivas existentes para los próximos años apuntan a un precio medio de la leche de 0,34 euros/kilo en el periodo de 2017 a 2025, pero con una elevada variabilidad de hasta unos 6 céntimos sobre ese valor medio, así como a precios de los concentrados similares a los actuales pero también sujetos a la referida inestabilidad, que pueden dar lugar a periodos de precios más favorables seguidos por otros desfavorables bien por precios bajos de la leche o por precios elevados de los concentrados. Bajo estas condiciones de mayor variabilidad es recomendable prestar una mayor atención al seguimiento de los resultados económicos para estudiar sus alternativas de mejora y los posibles efectos de nuevas inversiones antes de que sean ejecutados. Con este fin vamos a exponer nuestras reflexiones sobre la gestión de la explotación en la nueva situación sin cuotas, que están basadas en la experiencia acumulada en un grupo de gestión técnico-económica con el que llevamos trabajando los últimos diez años. Este proyecto es financiado por la Fundación Triptolemos, de la que son patrones Nestlé España y la Universidad de Santiago, y fue posible gracias a la colaboración de los ganaderos, todos ellos proveedores de Nestlé. Comenzaremos por presentar un resumen de los efectos provocados por los cambios en los precios sobre los resultados económicos de las explotaciones durante los últimos años, a continuación nos centraremos en un estudio más detallado de los resultados de los últimos tres años para un grupo constante de las mismas explotaciones y finalizaremos con unas conclusiones sobre los factores clave en mejora de los resultados.

Enlace para leer el artículo completo