El sistema alimentario global: un enfoque estratégico en un entorno de sostenibilidad

Sobre el proyecto

El sistema alimentario global: un enfoque estratégico en un entorno de sostenibilidad

Por Yvonne Colomer | Iniciamos con este artículo y coincidiendo con el día Mundial de la Alimentación una colaboración periódica con nuevatribuna.es. Desde la ventana abierta de Fundación Triptolemos y a lo largo de nuestros artículos quisiéramos dar una visión del sistema alimentario global.

Cada año, el 16 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Su finalidad es concienciar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. Desde el 18 de noviembre de 1981, el Día Mundial de la Alimentación ha adoptado diferentes causas o temas cada año, con el fin de destacar áreas necesitadas de reformas sociales. “Los sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición” serán el tema central del Día Mundial de la Alimentación 2013.

 

Fundación Triptolemos, creada en 2002, tiene como modelo una visión unitaria y global del sistema alimentario, y colabora en la optimización y articulación de su funcionamiento para que redunde en beneficio de la disponibilidad y calidad de los alimentos y en la confianza de sus ciudadanos en un entorno de sostenibilidad global. Cuenta entre sus patronos a diferentes representantes del amplio sistema alimentario (Bancos de alimentos, Federación de Hostelería y Restauración, empresas tractoras de producción y de servicios, universidades, asociaciones de consumidores, centros de investigación…), en un entorno geográfico universal.

 

Desde el Neolítico con la aparición de la agricultura (hace de ello unos 10.000 años) hasta nuestros días, una de las principales inquietudes del ser humano es asegurarse el sustento alimentario, que le permita poder realizar otras actividades, teniendo en cuenta factores que afectan como: la estacionalidad, la climatología, la disponibilidad etc.

 

A lo largo de la colaboración nos gustará ofrecer nuestra visión de esta evolución con especial énfasis en nuestros días, considerando que el alimento es un bien globalmente escaso, que los recursos son limitados (agua, suelo cultivable), que la población envejece, aumenta y se concentra en grandes urbes, que el consumo debe de ser responsable y que en este entorno se presentan innumerables retos que algunos califican de compleja solución global.

 

Los diferentes proyectos que desarrolla la Fundación tienen una proyección de medio-largo plazo con el objetivo de conseguir estos fines y considerando que el eficaz funcionamiento del sistema alimentario es clave y estratégico para el óptimo funcionamiento de la sociedad y de su desarrollo futuro. De forma coloquial podemos decir: “todos tenemos que comer; alimentarse es una necesidad básica de la cual no podemos prescindir”, otra cosa será qué, cómo, cuando…, hay muchos factores que condicionan.

 

Fundación Triptolemos define el sistema alimentario global en 4 macro entornos de acción o ejes vertebradores: disponibilidad, economía, saber y política, como se aprecia en el cuadro de abajo. Del equilibrio entre estos 4 entornos en un marco de ética y sostenibilidad depende, entre otras cosas, nuestra estabilidad agroalimentaria. La articulación del sistema debe estar al servicio del ciudadano en su doble visión: como sujeto biológicamente dependiente de su alimentación y socialmente dependiente del conocimiento.

 

El sistema alimentario, contemplado con una visión global, juega un papel fundamental en el desarrollo humano, por su base biológica y sus implicaciones sociales. Esta visión del sistema alimentario como un sistema articulado coincide con la interpretación de la realidad física y biológica del universo, y se plantea no como una mera suma de objetos o temas inconexos, sino como una red interdependiente de relaciones (sistema alimentario global).

 

Todo ello, además, se inscribe en un cuadro marco de sostenibilidad y ética global. La óptima articulación del sistema, exige conseguir un equilibrio dinámico entre los actores de los cuatro ejes básicos considerados y tener en cuenta sus múltiples ramificaciones. En Disponibilidad se consideran los elementos relacionados con la producción, la distribución y el consumo de alimentos; en Economía, los relacionados con los recursos y sus costes; en Política, los elementos ideológicos y legislativos que articulan e inciden en el sistema alimentario y, por último, en Saber, se consideran los elementos de conocimiento, comportamiento y cultura relacionados con el sistema.

 

Los tres ejes, Economía, Política y Saber, tienen por objeto representar las profundas relaciones de la alimentación con las dinámicas de la sociedad. El conjunto de los cuatro ejes es el sistema en torno al cual se pretende describir y caracterizar la articulación del sistema alimentario global, el cual para tener un grado suficiente de estabilidad requiere:

 

  • Disponibilidad de alimentos en cantidad suficiente.
  • Una distribución adecuada de los mismos.
  • Unos recursos de la población para poder adquirirlos.
  • Además y no menos importante, que el tejido productivo en su conjunto pueda ser económicamente sostenible en todas sus etapas, en un marco de ética económica y social.

 

Para poder optar por un consumo responsable, el ciudadano debe de estar informado y formado para que tenga un criterio equilibrado de la realidad, y esta opción es la que persigue de forma específica el cuarto eje del modelo del sistema alimentario global de Fundación Triptolemos: el Saber.

 

Así pues con esta colaboración que iniciamos trataremos aspectos diversos del poliédrico sistema alimentario global que van desde la producción agraria, pesquera, transformación, la seguridad, las tecnologías, la distribución, la economía, la política, la nutrición y el buen comer, la formación, la investigación, etc. todo ello para facilitar la información del ciudadano que le llevará a un mayor conocimiento, confianza y  concienciación hacia un consumo responsable que ayude a facilitar la disponibilidad de alimentos.

Por la Dra. Yvonne Colomer | Directora de Fundación Triptolemos para el desarrollo agroalimentario 

Fecha
Categoría
2013