La revolución humana más importante de la historia: el paso del paleolítico al neolítico. La implantación de un sistema organizado para producir alimentos (agricultura y ganadería), y liberar una gran parte de la sociedad para que pueda desarrollar muchas otras capacidades, y la dinámica aún continua, con el trabajo de la ciencia, la tecnología y la solidaridad, para disminuir nuestra servitud en esfuerzos y tiempo dedicados a la obtención y preparación de alimentos.

Una cultura, la griega, origen de la occidental, muy preocupada por el hombre y todo lo que lo conforma, no podía ignorar el significado de esta revolución y la mitifica en su mitología. La diosa Deméter (Ceres en la mitología romana), hermana de Zeus, enseñó al Hombre las técnicas del cultivo agrícola. Triptolemos es el héroe receptor de estas enseñanzas. Nace una nueva actividad y un concepto nuevo: el intercambio de los ingredientes alimenticios por otros productos de la actividad humana, que ha sido posibles y, por tanto, el concepto de empresa, el comercio y globalmente, la economía.
Sin embargo, no debemos olvidar que Deméter lo cedió a los humanos, a la Sociedad, ya que el hecho alimentario como necesidad biológica representa el primer nivel en el concepto social de calidad de vida. Desde este punto de vista, no es casualidad que la cultura griega, en su equilibrada percepción de las cosas, tuviera también a Deméter como protectora de la civilización.

Todas estas raíces mitológicas quedan simbolizadas en el diseño del logotipo de la Fundación: el mundo, verde (la vida), la pluralidad de culturas y la gavilla fruto ya del trabajo de Triptólemos, bajo las instrucciones de Deméter.